Mordida cubierta

Logo Francisca Ortiz Ortodoncia

Una mordida se clasifica como cubierta cuando los dientes superiores cubren en exceso a los inferiores, incluso pudiendo llegar a la encía inferior.
La genética es uno de los factores más predominantes, ya que la mayoría de las personas que la presentan tienen antecedentes familiares, por lo que en muchas ocasiones no se puede prevenir. Está asociada a alteraciones esqueletales relacionadas con la posición de los maxilares, principalmente. Aunque se ha visto asociado a algunos malos hábitos orales.